La tristeza no se comparte en Instagram

FOTOS

Chrisinta Stohle

TEXTO

Monse Castera

En una época caracterizada por el excesivo uso de la imagen y su veloz observación, es de resaltar que alguien nacida en 1989 crea en el poder de la palabra y más aún, que haya encontrado la forma de hacer literatura en Instagram, la plataforma que está adquiriendo mayor uso en los últimos años.

Leticia Sala nació en Barcelona y comenzó a escribir entrando a la adolescencia, sus principales temáticas eran la vida misma de una mujer viviendo las complicaciones del paso a la adultes. Pronto, comenzó a publicar sus textos en Fotolog, para con la inercia tecnológica terminar usando Instagram como principal foro. Poco tiempo pasó para que la Editorial Terranova decidiera publicar su primera –no novela- Scrolling After Sex.

Lo que duele deja de doler.

La ficción que más se lee suele sentirse bastante externa al lector, o es de otra época o pertenece a un contexto histórico y social muy distinto. ¿Sería muy actual si se tratara de mensajes de Whatsapp, amor expresado en Emojis o de buscar respuestas de salud en ciber foros? A sus 29 años, @Leti.Sala ha logrado plasmar en papel esos momentos cotidianos con los cuales toda persona con smart phone se logra proyectar. Scrolling After Sex está conformado por ensayos, anécdotas, capturas de pantalla, emojis y frases aisladas, las cuales enfrentan al lector con vivencias ya experimentadas por muchos, como ser cortejados por DM’s, hacerte una prueba de embarazo antes de los 30’s o mudarte con una pareja por primera vez. Todo con una fina agudeza para nombrar los estragos y las bellezas de la vida con Internet.

Entre frases recurrentes y significativas como “lo que duele deja de doler” y links a los cuales no se les puede dar click, Leticia constantemente se hace preguntas sobre la vida moderna que se encuentran llenas de existencialismo y por supuesto, sentido del humor. “¿Tendré acceso a mi cuenta actual de Instagram cuando tenga 90 años?” o “¿Será que la tristeza no se comparte en Instagram?

El Internet, el amante de Leticia, es el mismo que le ha permitido tener lectores de todas partes del mundo, sin embargo los latinos han sido especialmente acogedores con ella o tal vez son más valientes para dar su opinión y mandar DM’s.

Lo más importante es que si alguien hace scroll después de tener sexo, un post de Instagram de @Leti.Sala hará que pare por un momento y en vez de ver una imagen, lea un texto. Este retorno cibernético a la lectura es necesario e importante. ¡El futuro va bien!